• Natalicio especial
  • ¡Lililo cumplió años!, el ser que se ganó el corazón de los taficeños

    Su nombre real es Juan Altamiranda, pero él prefiere que lo llamen Gabriel.

    Lililo

    Tal vez su fantasía es una realidad más amigable en un mundo muchas veces hostil. Quizás en algún universo paralelo él es un goleador de selección, a lo Gabriel Batistuta, con una cabellera rubia al viento gritando su conquista, aclamado por su gente.

    Cada pueblo cuenta con algún personaje especial, con diferentes características, sus cualidades hacen que su presencia no pase desapercibida en ningún momento. En Tafí Viejo, uno de ellos, es Juan Domingo Altamiranda, Lililo.

    Su condición mental a través de los años fue cada vez más notoria, pero ello no le impidió nunca mantener una charla con algún vecino en una mesa de café o en cualquier local comercial. Y vaya si tiene temas importantes de conversación, desde la economía del país, la gestión municipal y su gran pasión: el fútbol, entre muchos más.

    De no encontrar a nadie con quien interactuar, Lililo no se preocupa, puede sentarse en un bar y mantener diálogos extensos con sus amigos, para nosotros invisibles, con quienes comparte gran parte del tiempo. O a veces acompañado de él mismo, a la luz de un cigarrillo, montado entre sueños lejanos.

    Según el libro “Tafí Viejo 100 años de Historia”, en un capítulo dedicado a los personajes taficeños, señala que "lo podemos ver por las calles, con su pelo largo, teñido de rubio ya que él siempre pregona que es blanco y rubio, hablando solo, discutiendo con alguien imaginario, sentado en una confitería pero siempre discutiendo o hablando con ese alguien que nunca se sabrá quién es».

    Algunos vecinos taficeños compartieron su experiencia con él, “hace 30 años que viene a pedirme el diario, a pesar de su condición se maneja solo, la gente lo quiere mucho y en época de mundial hace de las suyas porque él es el Batigol”, comentó César Rolando, canillita de la avenida Alem.

    A su vez Gerardo Cheda, amigo de la infancia del Bati rememoró tiempos lejanos, "jugaba muy bien al fútbol, es el menor de los hermanos Altamiranda, me recuerda tantos embates deportivos cuando éramos chicos, era muy hábil y es muy buena persona”. Al igual que Gustavo, cuando aparece por la avenida principal suele regalarle cigarrillos y café, al son de un clásico: "¿cómo estas Gabriel?", como le gusta ser nombrado.

    Este ícono de la ciudad, que el 25 de mayo cumplió 74 años,  inspira a poetas, cantautores, fotógrafos y artistas plásticos, que pretenden plasmar el misterio de la vida de este taficeño en sus obras. Sin dudas, se convirtió en un símbolo muy querido para los habitantes de la "Capital del Limón", hasta el punto de que cuando se ausenta por un tiempo de la avenida Alem, más de uno lo extraña.

    Quien sabe cuánto de locura hay en su vida, tampoco se precisa cuánto de cordura hay en la sociedad. Tal vez Lililo enseña que es mejor una saludable locura, a una cordura que llega a enfermar.

    “Cuenta la gente más vieja que en sus tiempos changos él ya era igual, lobo solitario, dueño del silencio, de su humilde tiempo y la soledad. Su amor imposible, la dicha de un beso, ojalá que un día lo pueda lograr”, Lali Molina “De Lililo”.


    Las más leídas
    1
    ¿Cómo visualizar Resultados de Estudios de Covid-19?
    2
    Boleto Estudiantil Gratuito: se encuentran abiertas las inscripciones virtuales
    3
    Que farmacia está de turno el fin de semana
    4
    Ecobus: Conocé los horarios y las paradas de la línea A
    5
    Dictarán carreras universitarias para los taficeños