• Efemérides
  • Hoy conmemoran el paso a la inmortalidad de José de San Martín

    El prócer libertador de la Argentina, Chile y Perú falleció el 17 de agosto de 1850.

    General José de San Martín

    Hoy se cumple un nuevo aniversario del deceso del General San Martín, el Libertador de América. En Argentina se le reconoce como el “Padre de la Patria”. En Perú, se lo recuerda libertador de aquel país, con los títulos de “Fundador de la Libertad del Perú”, “Fundador de la República” y “Generalísimo de las Armas”. En Chile su ejército lo ha destacado con el grado de Capitán General.

    Pero más allá de su gesta libertadora, San Martín es una pieza fundamental en la construcción de la identidad nacional argentina.

    Su infancia había transcurrido en Yapeyú y en Buenos Aires con su familia. Desde esta ciudad partió con ella hacia España.

    En 1789, a los once años, ingresó al Regimiento de Murcia apodado “El Leal”. Pasó, en marcha forzada, de la niñez a los campos de batalla. Dos años después, tuvo su bautismo de fuego en el Norte de África.

    Llegó como veterano de guerra de dos continentes y se preparaba para ser el Libertador del tercero: el suyo propio, la América del Sud.

    San Lorenzo fue su único combate en suelo argentino: el 3 de febrero de 1813, encabezó una briosa carga de caballería para insuflar ánimo en sus hombres y despejar cualquier duda acerca de su compromiso con la causa por la que luchaba.

    En 1814, siendo comandante del Ejército del Norte, enfermó y debió reponerse de sus dolencias en la localidad cordobesa de Saldán. Terminó de dar forma a su Plan Continental con objetivos muy claros: ser designado Gobernador Intendente de Cuyo con mando civil y militar para garantizar la Independencia Argentina en forma definitiva, cruzar los Andes y lograr las de Chile y Perú y culminar, cuanto antes, la Guerra de la Emancipación Sudamericana con un triunfo completo y definitivo.

    Establecido en Boulogne-sur-Mer en 1848, septuagenario y casi ciego, “la fatiga de la muerte” lo alcanzaría un 17 de agosto de 1850, a las tres de la tarde.

    «Desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires», fue la voluntad póstuma del militar. Desde 1880 sus restos descansan en la Capilla Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la Catedral Metropolitana, custodiado permanentemente por dos granaderos.

    Las más leídas
    1
    ¿Cómo visualizar Resultados de Estudios de Covid-19?
    2
    Boleto Estudiantil Gratuito: se encuentran abiertas las inscripciones virtuales
    3
    Que farmacia está de turno el fin de semana
    4
    Ecobus: Conocé los horarios y las paradas de la línea A
    5
    Dictarán carreras universitarias para los taficeños